Con Pilar, mi pareja, en Pompeya, Italia, una ciudad donde después de varios siglos todavía se precibe el dolor.