Mis grandes amigos

Esta sección te la dedico con todo el cariño del mundo, a tí, mi gran amigo/a, en homenaje por formar parte de mi vida y, aunque tú no lo creas, quiero que sepas que eres muy importante para mi.

El lugar que te he asignado en esta página nada tiene que ver con tu importancia en mi existencia, puesto que, ¿qué dedo de la mano te cortarías que no te doliera?

Gracias por haber tocado a la puerta de mi vida.

Pepe y Paqui, dos personas que siempre han estado a mi lado en los momentos más difíciles de mi vida y me han cuidado como si fuera uno más de su familia.

Mi amigo Lucas Jodar, además de ser un buen portero de Fútbol Sala, una gran persona.

Mi gran amigo Manolo Guillén, además de ser un amante de la naturaleza, es la educación, el agrado y la corección personificada.

Pepe y Ana, dos grandes amigos que un buen día me concedieran el honor de ser el padrino de uno de sus hijos.

Pol, mi ahijado y hijo de mis amigos Pepe y Ana.

Monse, una buena amiga de la Asociación Cutural Gastronómica Castilla La Mancha, a la cual tengo el honor de pertenecer.

Alejandro Chica, al margen de ser mi amigo, un fabricante de campeones, ya que equipo de fútbol que dirigía lo subía a lo más alto del pódium. Y no hablemos de su vagaje en la Radio Televisión Motrileña, donde fue todo un erudito en materia deportiva.

Laia y Berto, integrantes del Centinela Moto Gruop de Las Palmas de Gran Canaria, al margen de considerlos como de la familia.

Juan Mateos, un gran profesional de los medios de comunicación audio visuales, al cual admiro y le "envidio" su voz.

La enigmática Srª. White, personaje principal de mis relatos "El secreto de la señora White y "El regreso de la señora White, a la cual le debo mucho, entre otras cosas mi afición por la literatura.

Wladimir Sobotka, Wladi para los amigos, con su esposa Rosa y su hija Eliszka. Desde mi particular punto de vista el mejor profesor de bailes de salón de la provincia de Granada, al cual le debo un porcentaje muy elevado de mi afición por el baile.

Trini y Antonio, dos grandes amigos que para mi son los reyes del baile de salón y con los cuales he hecho muchas millas marinas.

En vez de este logo tenía que estar la foto de una persona muy importante para mi. Él se llama José Pedro, un gran pintor y fotógrafo, y le debo infinidad de favores, pero no quiere que aparezca su foto y yo respeto su decisión. Gracias por ayudarme tanto.

Una de las últimas incorporaciones a mi vida. Ellos son, de izquierda a derecha: Sofía, Ruth y Paco, una familia que derocha cariño.

A Emilio Antúnez le conozco y tengo amistad con él desde que era un niño. Comenzó sentándose en el banquillo a mi lado en los partidos de Fútbol-11 y años más tarde, en el Fútbol Sala, aprendí de él, ya que en esta parcela es todo un crack.

De izquierda a derecha: Emilio Antúnez y José María Garcia. Desde mi modesta opinión, dos grandes del Fútbol Sala. José María Garcia a nivel Nacional y Emilio Antúnez en Andalucía, al margen de ser el seleccionador más condecorado.

Para los amigos, Pepe Almendros, un motrileño de solera que no he encontrado en los diccionarios ningún adjetivo que se adecue a su persona, pero dejémoslo, simplemente, en que es un buen amigo.

Mis amigos de Melaza, un conjunto de pulso y pua que tiene su residencia en Motril y perdura con bastante éxito a través de los años

Diana López, una "Canariona" que, además de ser muy guapa, es el alma mater de la "Casa de Canarias" en Valencia, España.

Ulla y Lars, Un octogenario matrimonio sueco que hicieron el crucero con nosotros y estuvieron a la altura de las circunstancias, ya que se dieron grandes caminatas por Venecia junto al "Grupo de los 20".

Estefanía y Javi. Nuestra amistad ya ha cumplido dos años y a los que en este crucero les adjudiqué, cariñosamente, el alias de: "La guia y su consorte".

Cristina y Félix, dos maravillosas personas que han pasado a formar parte de mi vida, posando en unos de los canales de Venecia.

Sin pasión ninguna, fuimos el mejor grupo que había a bordo del Costa Luminosa en toda la extensión de la palabra

Junto a sus tíos Cristina y Félix, Justo y Maribel, los menores del grupo, que ante su educación, simpatía y respeto hay que quitarse el sombrero. Mi más sincdera enhorabuena a sus padres Maribel y Justo.

Esperanza y Salvador dando un paseo por Venecia, Italia. Maravillosa pareja con la cual estuve en perfecta sintonía durante todo este último crucero. Bienvenidos a mi gran familia de amigos.

Maribel y Justo, un matrimonio malagueño que me ha encantado conocer y que el lugar que han escogido para inmortalizar esta instantánea habla por sí solo..

Marinieves y José, Pepe para los amigos, otro matrimonio malagueño que es un encanto y que también han sabido elegir un buen lugar para inmortalizar un viaje lleno de "Felicitá", como dicen los italianos.

Cómo hacía ocho años que Pilar y yo vivimos juntos la sorprendí con una tarta, la cual dimos buena cuentade ella todos los del grupo.

Ellas son, de iziquierda a derecha: Pilar, Regina, Evita y Susie, sentada, que desde la Ciudad de Los Ángeles siguen mi evolución literaria y que, además, aunque sea en la distancia, nuestra amistad casi tiene una década de vida. Tanto es así que, humorísticamente, les digo que forman partre de mi "Harén".

Maria José y Felipe, dos motrileños de pro, además de guapísimos, excelentes amigos con un gran corazón.

Myrna Casanova y el Licenciado Jesús Siverio, dos grandes amigos de Puerto Rico que tuve la imensa suerte de conocer a bordo de la motonave Summit, al margen de haber sido los primeros que adquirieron mi libro: "Historias para hartarse de dormir".

Mi amiga Toñi, una granaina que tuve la gran suerte de conocer en Asturias.

Rosa y Abdón. A ellos tuve la gran suerte de conocerlos en un crucero por las Islas Griegas y todavía conservamos la amistad, y que sea por muchos años

Maricarmen, la fans número uno de mis relatos

Isi y Pedro, dos grandes amigo que Dios los puso en mi camino en una academia de baile

Eli, una gran persona con la cual hice amistad en el gimnasio

Eusebio, mi crítico literario, y Manoli, su esposa

Doroteo, amigo del gimnasio

Katy y Toni, dos amigos que tuve la gran suerte de conocer a bordo de la nave MSC Spléndida

Maricarmen y Eugenio, mis grandes amigos de viajes por tierra, mar y aire

Mi amigo Javi, monitor del gimnasio Holmes Place, un profesional como la copa de un pino

Sandra, recepcionista de mi gimnasio, es un encanto de persona, además, derrocha amabilidad y simpatía a raudales

Alex, entrenador personal del gimnasio Homes Place, profesional como la copa de un pino y, sobre todo, amable y cariñoso.

Mi amiga Cristina, comercial del gimnasio Holmes Place, su rostro angelical lo dice todo

Mi amigo Antonio, del gimnasio Holmes Place, además de entender mucho de natación, es una gran persona.

Mi amiga Pilar Mac Daniel, residente en Los Ángeles, que un día tuve la suerte de conocer en un crucero

Mi gran amiga Eloisa, que un buen día conocí en el Facebook

Pepe, marido de mi amiga Eloisa. Una gran persona

Rocío y Alex, amigos de la Casa de Canarias en Valencia

Miguel Ángel, todo un Caballero Legionario