El Cuaderno de Bitácora de Pepito

El rincón poético de Juliana

La poetiza Juliana González Berrocal, la cual tiene mucha sensibilidad y buen gusto por la poesía, es muy conocida en Paterna, Valencia. Vivió, hasta los veinte y cuatro años de edad, en la ciudad que le vio nacer: Brozar, Cáceres.

Dedicado a Ángela

Esta mañana, al venir el día, un ruiseñor en mi ventana se posaba y cantaba y cantaba y de un profundo sueño me despertaba. Pues soñaba que una preciosa niña tenía y una matrona en mis brazos la ponía.

Y, emocionada, lágrimas por mi cara se deslizaban, con tanto cariño y amor recibí, que la Virgen María gracias Le di, pero el ruiseñor que allí seguía, me dijo que los años habían pasado y la niña cuarenta y dos años hoy cumplía.

Para ella me decía, ¡¡cuida tu vida!! Qué es lo primero. No gastes energías, ni palabras sin destino, que todo tiene su camino, que a partir de hoy vas a tener a un hombre que te quiera de verdad.

Mírate en las aguas cristalinas, para ver con claridad, todo el amor y bondad que a un hombre tienes que dar. Y la soledad poder compartir, porque tú te lo mereces así.

Y con la ilusión que nos llena de amor, paz y bondad, son el fruto y sentimiento, para andar el camino, sin saber lo que la vida nos deparará.

¡¡Gracias, hija, por saber de tu madre cuidar!!

¡¡Muchas felicidades, hija mía!!

 

El árbol de la vida

Para Irene de todo corazón de su abuela.

 

En el corazón de casa,

tenemos un arbolito de hoja perenne.

Con la brisa de la mañana, lo riega Irene.

Crecen sus ramajes, y le susurra el viento entre las hojas verdes,

tiene cinco flores,

cada una con sus colores.

Cada cuatro de enero y cada año: ¡Muchas felicidades, tiene!

Los años pasarán y de flores te llenarás,

con altos y bajos la vida, te sorprenderá,

al anochecer viene la Luna,

alumbrando la oscuridad,

y por la mañana, el Sol saldrá con toda claridad.

Y tú con su savia, aroma y belleza,

del buen venero disfrutarás.

y por naturaleza tus hojas brillarán,

y siempre para arriba crecerás.

El viento te llevará a un bonito lugar,

donde los sueños con esfuerzo se hacen realidad.

Porque, tú, tienes cariño y dulzura,

medicina que todos los males cura.

¡Que dulce es dormir en calma,

arbolito del alma.